Wednesday, June 22, 2011

LATINJAZZySALSADURA para principiante




El guaguancó:
En Cuba, en el siglo XIX, se produjo una fusión de la música negra con la española. Esto marcó el surgimiento de dos variantes entre la población negra (la blanca también se vió arrastrada a este proceso pero de otra forma que no es el caso explicar ahora): En Oriente (Santiago de Cuba, Bayamo, Guantánamo, etc) se desrrollo el Complejo del Son. En el occidente de Cuba (Matanzas, La Habana), el Complejo de La Rumba. Ambos -Son y Rumba- son muy diferentes.

La Rumba:
Hay tres variantes principales del complejo de la Rumba:

el Guaguancó, (La Habana)
la Colombia, (Matanzas)
y el Yambú. (Matanzas)
La instrumentación para el Rumba incluye: tres tumbadoras (la tumbadora es un tambor inventado en Cuba que, a diferencia de los africanos, tiene llaves y se puede afinar y leer partitura para ella. Hoy es universal) y dos palillos que repiquetean sobre una caja de madera. Dos de los tambores, (la tumbadora prima y el segundo o tres), marcan el ritmo básico; la tercera tumbadora llamada "quinto", (que se afina más alto), da los golpes improvisados, los floreos dirigidos a los bailarines. De las tres variantes es el guaguancó la más elaborada tanto musical como en lo referente a los textos. Es, el guaguancó es danza típica de los barrios negros de la ciudad de La Habana. Las otras dos variantes (Yambú y Columbia) son rurales y de la provincia de Matanzas). Su canta se hace enteramente en español en vez de usar expresiones africanas o vocabulario del argot de los barrios bajos. En el sentido de los textos el Guaguancó está muy relacionado con el "Punto Cubano", forma que tomó en Cuba la improvisación canaria y andaluza. El tempo del guaguancó es levemente más lento que el del Colombia y más rápidamente que el yambú. El Guaguancó tiene también alguna relación musical con el "Cante Hondo". En su forma primitiva el Guaguancó estaba formado por tres secciones:

La primera parte era la "Diana": Un fragmento melódico en el cual el cantante, con mucho aplomo, improvisaba algunos "tralalala lalá", sin ningún significado textual, sino con el objetivo de tararear la melodía que desarrollaría durante el canto. Es que, como el grupo de Guaguancó carece de instrumental melódico, es la voz humana la encargada de toda la melodía.
Después, el cantante introducía el tema de la canción, el texto. El texto del guaguancó trata acontecimientos diarios referidos o a las personas específicas o a las cosas. Los versos podían ser décimas (estrofa octosílaba de diez versos también llamada "espinela". Son versos pareados), o aún prosa. La temática de los guaguanco es frecuentemente luctuosa o, al menos, melancólica.
En la tercera sección todos los miembros del conjunto entran en un frenesí ritmático mientras se repite un estribillo. Es de una alegría desbordante que sirve de contrapeso a la tristeza del tema, es una relativización de la desgracia que marca la alegría de la vida. El negro es esclavo y se ríe. En esta sección, como en todos los formatos de llamada y de respuesta, el coro repite un patrón, estribillo o sistema de frases, mientras que el cantante improvisa.
En épocas recientes, la parte vocal del Guaguancó ha eclipsado el componente bailable. Fuera de Cuba (En New York, New Jersey y Miami), las versiones modernas de Guaguancó bailable, no tienen ninguna semejanza a la original. Ahora es bailada por los parejas múltiples o "ruedas" que están libres para hacer una variedad de pasillos al son del ritmo. La amalgama del Guaguancó con su hija, la guaracha, y otros géneros es de tal magnitud, que uno no puede reconocerse apenas a un Guaguancó. La rumba ha regresado a España apareciendo la llamada rumba flamenca.

El Guaguanco

"Caballeros, a eso le zumba a penas sonó la conga el muerto se fue de rumba" (Jorge Ackerman).
En el mundo entero se conoce la palabra "Rumba", pero pocas personas saben el significado de esta palabra.
La rumba es una de las manifestaciones artísticas más importantes y legítimas que ha creado el pueblo de Cuba.
Rumba es todo lo que sea baile cubano.
Cuando en Cuba se comenta que alguien se fue de rumba lo que se quiere decir es que esa persona se fue a bailar sin definir qué tipo de ritmo bailó esa noche.
Se sabe que desde el siglo XVII el negro cubano es medio dueño de la música popular.
En ese tiempo sus rumbas no son muy apreciadas y aunque nació al contacto de los esclavos con lo criollo, y como ha dicho Galán, "Sólo la bailaban los habaneros y matanceros poco decentes".
La rumba no es una sola, existen varias formas.
Las tres más importantes son:

El Guaguancó, la Columbia, y el Yambú, pero también contamos con la Tahona, la Rumba de Salón, la de cajón y la Conga, con sus Arrolladeras, Chambelonas y Comparsas.
En el Guaguancó, la melodía tiene la cadencia andaluza.
A la parte rítmica la acompañan tres tambores o tres cajones de madera (preferentemente donde venía el bacalao salado) de ahí que se le diga también Rumba de cajón cuando se improvisa con cajas y en vez de claves se usan cucharas, pero a falta de estos, usaban sillas, mesas, puertas, armarios, botellas, todo lo que pueda dar ritmo, haciendo un repique de 6 x 8.
Lo principal es el Tambor Quinto y dos palotes para repicar al costado de una de las tumbadoras.
Es eminentemente narrativo, descriptivo, de ritmo más rápido y canto más fluido que el Yambú.
Llegó a ser muy estimado por su calidad melódica, sin necesidad de la Rumba que venía a ser su parte final.
En su danza, nos dice Galán, "Se representa la persecución de la mujer por el hombre, en un juego de atracción y repulsión, de entrega y esquiva", de acercamiento y huida, con pasos desarticulados.
Esta modalidad de la Rumba es habanera y proviene también de la liturgia secreta Abakuá fundada en el puerto de Regla, de ascendencia carabalí.
1902
Cuando Cuba se convirtió en República, los soldados habaneros fueron los que llevaron por primera vez el Guaguancó a la provincia de Oriente y este a su vez le intercambia sus Sones, por lo que el Son oriental regresa a la capital en el siglo XX.
De los pasos de la Rumba Guaguancó se derivará la Rumba Teatral, la Brava o Hampona, es decir, que según los ritmos de los tambores que la acompañen y las letras de las canciones, tiene aires variados, moderados, alegres y muy movidos.
Aunque la Rumba es más baile que letra, exceptuando el Guaguancó, la gran cantante Celeste Mendoza se destacó en este género conociéndose popularmente como La Reina del Guaguancó.
Gracias a mi Amigo Arnaldo Ramírez por este articulo.
Guguánco venga todos a bailar!!!

No comments:

Post a Comment