Monday, May 23, 2011

Los Hermanos Canibales

Se trata de un sobrecogedor suceso ocurrido en Pakistán donde dos hermanos llevaron a cabo varios asesinatos con una crueldad extrema, con el único fin de comerse a sus víctimas. Se trata de Muhammad Arif de 40 años y de su hermano Farman Ali de 37 años, dos hermanos que se consideraban adictos a la carne humana. Algunas versiones dicen que estos dos hermanos paquistaníes llevaban al menos un año practicando el canibalismo, otras versiones se aventuran a asegurar que tenían casi una década en estas actividades.  
Muhammad Arif, de 40 años
 Estos dos hermanos se dirigían al conocido cementerio Darya Kahn en la remota localidad de Punyab (Pakistán), donde desenterraban cadáveres recién enterrados, se los llevaban donde luego de una serie de rituales los cocinaban con curry y especias. Normalmente las víctimas eran niños y mujeres jóvenes. Según el psiquiatra forense español Dr. José Cabrera, esto se trataba de una venganza culinaria por la extraña muerte de la madre y el abandono de sus respectivas mujeres. Las autoridades pakistaníes describen la forma como trabajaban: “Transportan a una mujer en una carretilla en plena noche, la aniquilan y se la devoran.”
 El canibalismo es una de las actividades más antiguas, pero en Pakistán, donde la religión es musulmana esta actividad es tabú y una inmoralidad que es castigada con la pena de muerte. Estos dos hermanos fueron descubiertos cuando la familia descubre que la tumba de aquella chica había sido profanada y su cadáver había sido retirado, entonces denuncian esto a la policía, quienes tras una exhaustiva investigación llegan a la casa de estos dos hombres, y ven el cuerpo de la joven mutilada. 
Farman Ali, de 37 años
Expertos aseguran que la carne humana no tiene buen sabor, además de no ser nutritiva, por lo que cualquier persona que hubiese practicado el canibalismo tuvieron que haber saltado todas las barreras mentales que pueden existir: la cultura, la religión, el miedo a la policía. Es impensable ver el canibalismo en la cultura islámica, porque en su estructura es una condena que va más allá de la vida. La profanación de una tumba es un pecado grave en el Corán. Aún no se tiene una cifra exacta de las victimas cuyas tumbas fueron profanadas por estos caníbales pakistaníes, quienes actualmente se encuentran presos por profanación de tumbas, el cargo de canibalismo no se les ha imputado. 

No comments:

Post a Comment