Saturday, November 6, 2010

Aquel Palacio en llamas, 25 años después de la tragedia

 Es difícil no cerrar los ojos y recordar aquellas imágenes de lo que fue la guerracondensada en 28 horas entre un grupo al margen de la ley, el ejército, lapolicía y en el fuego cruzado los magistrados y empleados de la CorteSuprema de Justicia. Es difícil no pensar en la culpa que tuvo un gobiernoobcecado que arriesgó las vidas de las personas que se encontraban el día 6de Noviembre de 1985 en el recinto de la Corte Suprema de Justicia en lacapital de la República Colombiana; sin dar espacio al dialogo. La historia deColombia en ese momento estaba dando el giro más inesperado y su historiapolítica se estaba dividiendo con ese golpe contra las instituciones del estado yel gobierno del entonces presidente Belisario Betancourt.
Misterios se encierran desde aquel entonces en cada uno de los detalles detodo lo ocurrido, aquel Noviembre negro cuando el palacio de la justiciacolombiana ardía como el mismísimo infierno. El hecho de que doce personasque presuntamente salieron vivas sigan desaparecidas después de 24 años, elhecho de que franco tiradores del ejercito hayan disparadoindiscriminadamente luego de abrir un boquete hacia el baño donde seencontraban los magistrados. El hecho de que se haya comprobado que lamayoría de los cuerpos hallados (11 magistrados entre ellos el del presidentede la Corte Suprema de Justicia) hubiesen sido liquidados no con los rifles dealguno de los miembros del M-19 sino posiblemente con alguno de los rifles delmismo ejercito, entre otros errores graves, que ponen en tela de juicio la actitud del gobierno de Betancourt, y quien sabe...de pronto sus motivos. Pero sugieroremontarnos al año 1970, una fecha que es el inicio de todo lo acontecido en el Palacio de Justicia.
 Podríamos decir que aquel holocausto tuvo su verdadero principio en la décadade los años setenta cuando en 1970, el general Gustavo Rojas Pinilla pierdelas elecciones presidenciales luego de ser desbancado por Misael PastranaBorrero en forma dudosa y por un margen tan insignificante de no más de22.000 votos. Entonces un grupo de individuos conformados por: JaimeBateman Cayón, Iván Marino Ospina, Carlos Toledo Plata, Álvaro Fayat y LuisOtero entre otros, protestan el día 19 de Abril por un supuesto fraude electoral,naciendo de esta forma el grupo subversivo “Movimiento 19 de Abril”, mejorconocido como el M-19. Durante poco más de una década, el M-19 dio variosgolpes al gobierno colombiano; Robo de la espada de Bolívar y la toma delConcejo de Bogotá. Se produce el robo de armas en el Cantón Norte la másimportante brigada del Ejército (1974), el asesinato del líder sindical JoséRaquel Mercado (1976), Toma de la Embajada de República Dominicana en Bogotá (1980).
En 1982, se firman acuerdos de cese al fuego entre el M-19 y el gobierno, peroel presidente Betancourt rompe con dicho acuerdo llevando a dicho gruposubversivo a rebelarse y aliarse con los capos del Cartel de Cali, los hermanosGilberto y Miguel Rodríguez Orejuela y el Cartel de Medellín liderado por PabloEscobar Gaviria, especialmente cuando ellos tenían mucho interés endesaparecer documentos de extradición por sus actividades de narcotráfico.Veinte días antes, las fuerzas de inteligencia del estado hallan planos del M-19que se constituían en indicios para penetrar al Palacio, y debido a estehallazgo se implantaron unas medidas estrictas de seguridad, pero lo curiosoes que precisamente ese día el 6 de Noviembre la vigilancia fue retirada delPalacio de Justicia lo que hizo mucho más fácil a los miembros del                     M-19introducirse al lugar.
 Todo comenzó aquel 6 de Noviembre de 1985, a las 11:40 am, cuando uncomando del grupo guerrillero M-19 irrumpe en el edificio donde funciona laCorte Suprema de Justicia, en la ciudad de Bogotá, ubicada en la Plaza deBolívar, frente al Congreso y a pocas cuadras del Palacio de Nariño. Para estaépoca se estaban estudiando los tratados de extradición a los Estados Unidosdestinados especialmente para los jefes de los Carteles de Cali y Medellín,Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela y Pablo Escobar Gaviria respectivamente.Escobar tenía especial interés en eliminar los documentos que los relacionabandirectamente con el tráfico de narcóticos, por ello desde el mes de Agosto deaquel mismo año, Escobar se reunió con Iván Marino Ospina miembro del M19para planear el golpe al gobierno del entonces presidente de Colombia,Belisario Betancourt.
Según Gustavo Petro, representante a la Cámara de Representantes yComandante del M-19 en 1985; Luis Otero fue quien ideó la forma de comoentrar al Palacio de Justicia. El grupo guerrillero se tomó los pisos 3º y 4º queeran donde estaban los magistrados y el Dr. Alfonso Reyes Echandía,presidente de la Corte Suprema de Justicia. Según fuentes gubernamentaleshubo cerca de 350 rehenes entre magistrados, consejeros de estado,servidores judiciales, empleados y visitantes. Los miembros de las FuerzasArmadas reaccionaron de inmediato ante esta penetración, la orden inicial eraproteger a los rehenes que estaban en el Palacio, pero poco tiempo despuésel grupo de tanques del ejército recibe una contra orden, de ingresar a como diera lugar a dicho recinto.
 Andrés Almarales y Luis Otero (quienes lideraban este operativo) exigen uncese al fuego para poder dialogar, pero el gobierno, en especial el presidenteBetancourt, hacen caso omiso. Según Yesid Reyes, hijo de Alfonso ReyesEchandía, habló con su padre quien hizo esa misma petición ya que sus vidasestaban en riesgo. Yesid Reyes llama a la Casa de Nariño solicitando hablarcon el presidente Betancourt, pero este se niega a pasar al teléfono. Según lapolicía en aquel entonces se debía a un problema de comunicación, por lo queYesid sugiere a su padre utilizar los medios de comunicación para pedir unavez más un cese al fuego. Noemí Sanín que en aquel entonces era Ministra de Comunicaciones pide que cancelaran esas transmisiones en vivo.
El presidente Betancourt había dado la orden de dinamitar la puerta metálicaque daba al 4º piso, pero el Ministro de Justicia Enrique Parejo había solicitadoposponer esa medida ya que ponía en riesgo la vida de los magistrados yconsejeros que se encontraban en aquel momento de rehenes, y se ofrecía a irél personalmente a hablar con Almarales o en su defecto con Otero para llegara un arreglo; pero hacen caso omiso a esta petición y dinamitan dicha puerta.La policía anuncia no haber hallado (ni vivos ni muertos) a los magistrados.Tanto Yesid Reyes como Enrique Parejo aseguran que los magistradosmurieron al momento en que la policía dinamito la puerta al cuarto piso.
Según el testimonio de Gómez Méndez, los 11 magistrados fueron asesinadospor balas del ejército, entre ellos el Presidente de la Corte Suprema de JusticiaAlfonso Reyes Echandía. Según Gustavo Petro los guerrilleros no pudieronhaber provocado el incendio, pero según el ex coronel de la policía AlfonsoPlazas Vega, ellos incendiaron el lugar para eliminar los documentos deextradición por narcotráfico. Según fuentes gubernamentales, al momento delincendio se pierde conocimiento de lo que pasó con los magistrados que seencontraban en el 4º piso. Reynaldo Arciniegas, el Consejero de Estado saliódel recinto para luego ser llevado a la Casa del Florero para que identificara alos guerrilleros que estaban en ese momento en el recinto de Justiciacolombiano, pero no los pudo identificar. Según otros testimonios,francotiradores del ejército abrieron dos boquetes al baño donde estaban losmagistrados, introdujeron sus rifles y dispararon indiscriminadamenteeliminando así a los 11 magistrados que allí se encontraba.

No comments:

Post a Comment